LA ARQUITECTURA ROMÁNICA
 
IGLESIA ABACIAL DE CLUNY. FRANCIA. SIGLO XII



 

a) Características generales

•  En este estilo, la arquitectura es la manifestación artística dominante, y a ella se subordinan la escultura y la pintura.

•  Mayores manifestaciones en el terreno de la arquitectura religiosa aunque no falten obras civiles.

•  El edificio fundamental es la iglesia románica.

•  Predominio del macizo sobre el vano, lo que provoca sensación de oscuridad en el interior de los edificios. Esto responde a necesidades del sistema de construcción, pero también, en buena parte, a una intención de conseguir ese efecto que contribuye al recogimiento.

•  Las ventanas consisten en su mayoría en simples aberturas necesariamente estrechas (a veces con forma de saeteras) y debido al espesor del muro, generalmente abocinadas.

•  Supremacía de lo horizontal sobre lo vertical. Sobre todo en los primeros momentos del estilo, que conforme se va desarrollando va tendiendo a un mayor verticalismo.

•  La austeridad es propia de este arte, aunque a medida que evoluciona da paso a una ornamentación cada vez más rica.

•  Volúmenes precisos. Planta de cruz latina organizada como un conjunto articulado.

•  Es un estilo internacional y a la vez regional (maneja modelos generales, sin perder de vista las diferencias que dan origen a las distintas escuelas).

•  Toda la construcción de la iglesia románica gira en torno a un problema técnico central: la cobertura del espacio mediante bóvedas de piedra.

b) Elementos constructivos de la arquitectura románica

- El arco de medio punto es el preferido. Se utiliza en la estructura de la bóveda, en las arquerías de las naves, en las portadas y en los vanos, etc, e incluso como elemento decorativo.

- Cubierta abovedada en piedra en la totalidad del edificio. Los sistemas más utilizados son: la bóveda de cañón, la bóveda de arista y la cúpula.

- La bóveda de cañón es la más característica. Surge de la sucesión de arcos de medio punto que se apoyan en dos líneas paralelas, o lo que es lo mismo, es la yuxtaposición de arcos de medio punto a lo largo de un eje longitudinal. Su gran peso descansa en grandes pilares o columnas y en muros muy gruesos, no muy altos y con pocas aberturas. Para fortalecer la bóveda en su interior, se utilizan arcos de refuerzo denominados arcos fajones. En el exterior del edificio se colocan contrafuertes para evitar que el muro pudiera volcarse con el peso.

- La bóveda de arista está formada por el cruce perpendicular de dos bóvedas de cañón. Se divide en cuatro cuartos y las aristas son la intersección. Para que sea plenamente eficaz debe cubrir espacios cuadrados y el grosor de las dovelas debe ser grande, por lo que también resulta pesada.

- En el románico existe la costumbre de acusar mediante una sobreelevación el cruce de la nave central y la nave del crucero marcándose éste en el exterior con una cúpula o una linterna. Se utilizan las cúpulas sobre trompas o sobre pechinas que permiten el paso de la planta cuadrada del crucero a la circular de la cúpula.

- Muros gruesos con contrafuertes y pilares son los elementos más importantes de sustentación. Pocos vanos, penumbra y recogimiento. Edificios de una o tres naves. Si es de varias naves se utilizan como sistema de apoyo gruesos pilares y columnas.

- En la columna románica desaparece el sentido de la proporción clásica y el capitel se convierte en un lugar de primacía en la decoración general del edificio, siendo el marco adecuado para el desarrollo de la escultura.

- El templo románico más generalizado es de planta de cruz latina, de una o varias naves longitudinales, terminados en su cabecera en un ábside semicircular y una nave transversal o nave de crucero.

- Cuando el templo tiene más de una nave, si los laterales dan la vuelta por detrás de la capilla mayor, esa parte de las naves laterales constituye la girola o deambulatorio.