LA ESCULTURA ROMÁNICA
 
CLAUSTRO DE SANTO DOMINGO DE SILOS. DUDA DE SANTO TOMÁS. SIGLO XII.



 

-Subordinación de las artes plásticas a la arquitectura. La escultura subraya las partes más importantes: portada y capiteles de las arquerías de los claustros. Sin embargo existen también otros campos de las artes plásticas, independientes de la arquitectura como son las esculturas exentas (Cristos y Vírgenes), las miniaturas, etc, aunque de importancia secundaria.

-La temática es religiosa y tiene finalidad docente, de representaciones bíblicas, especialmente apocalípticas, en las portadas. Recuerda que estas biblias en piedra se utilizaban para que los fieles contemplaran en imágenes los acontecimientos bíblicos y las escenas celestes que, por el bajísimo nivel cultura de la época, no podían conocer más que por la predicación oral y esta visualización en las iglesias. Aunque esta temática religiosa es la principal, existen también decoraciones geométricas, vegetales, y representaciones de animales fantásticos y monstruos, de origen oriental.

-Valores estéticos: expresividad, antinaturalismo y simbolismo. No existen los criterios de proporción, belleza y realidad del mundo clásico. El arte no busca ahora la perfección de las formas, sino exclusivamente que las figuras transmitan a los fieles las vivencias interiores, un mensaje religioso trascendente. Para lograr esta transmisión de ideas se utilizan diversos medios:

* Se deforman las imágenes, buscando la expresividad anímica mediante exageraciones de la forma: los cuerpos se alargan, las partes más expresivas como los ojos y las manos se agrandan, las piernas se entrecruzan y adoptan posturas extrañas para sugerir conmoción... Junto a esta deformación expresiva, la adecuación de la escultura al marco arquitectónico implica además que la figura se estire o reduce según el espacio que debe ocupar. El resultado final son unas representaciones de la figura humana muy antinaturalistas.

* Se crea un mundo simbólico, con signos y alegorías, que se repiten frecuentemente y que hay que conocer, para poder comprender adecuadamente, con todo su mensaje, la representación.

* Se repiten unos esquemas y tipos iconográficos fijos, heredados en parte del arte bizantino, el prerrománico o el paleocristiano. Así, la figura humana no tiene un tratamiento individual, sino genérico. Nunca aparecen retratos, sino unas formas estereotipadas con las que se quiere representar a toda la Humanidad o a las personas divinas. Ello explica la impresión de que todas las figuras se parecen, que puedes sentir ante una obra románica.

-Plan general de una portada: El tímpano es el lugar en que se despliega el tema escultórico más amplio, formando frecuentemente escenas. Las arquivoltas tienen una decoración geométrica, vegetal o de pequeñas figuras dispuestas radialmente. En el parteluz se coloca una imagen de Cristo, La Virgen o el Santo al que está dedicado el templo. En las portadas de pequeñas dimensiones no se coloca parteluz. En las jambas pueden estar las columnas desnudas, con los capiteles decorados con relieves, o colocarse alargadas figuras de apóstoles o santos, superpuestas a los fustes.